El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Lennon presencia su propia muerte

Por Maria&John - 6 de Diciembre, 2005, 8:21, Categoría: Noticias de John Lennon

A 25 años del asesinato, se filmará una película sobre el criminal.

El 27 de julio de 1976, la juez Ira Feilsteel preguntó a John Lennon:

--¿Ha pertenecido al Partido Comunista o a cualquier otra organización que atente contra el gobierno de los Estados Unidos?

Lennon respondió negativamente.

A punto de concederle su visa de permiso permanente para radicar en Nueva York, Feilsteel le pidió dijera cuáles eran sus planes, y el artista contestó:

“Quiero continuar viviendo aquí con mi familia y hacer música.”

Entonces, le extendió la anhelada papeleta verde y, al salir del juzgado neoyorquino, el fundador de Los Beatles no cabía de gusto. Abrazado de su esposa Yoko Ono, dijo a la prensa:

“Si hubiera vivido en tiempos de los romanos, habitaría en la ciudad de Roma, ¿dónde más? Hoy el Imperio Romano son los Estados Unidos y Nueva York es la mismísima Roma, aquí está la acción.”

Pero Lennon se recluyó con su familia en una suite departamental de los edificios neoyorquinos del Dakota en Manhattan, a cuyas puertas sería asesinado cuatro años más tarde, un 8 de diciembre, por un fanático de nombre Mark Chapman cuando acababa de grabar Double Fantasy con Yoko, su regreso al mundo del disco.

A 25 años del crimen, una película del director independiente Jarrete Schaeffer comenzará a rodarse en enero próximo. Se intitula Capítulo 27 y trata sobre los móviles del psicópata Chapman, protagonizado por Jared Leto.

¿Qué pasa Nueva York?

Años después de la ruptura de Los Beatles, en 1969, John Lennon decidió abandonar Inglaterra supuestamente para pagar menos impuestos, y el 5 de junio de 1975 contó así su llegada a Nueva York:

“Aterricé y las primeras personas que entraron en contacto conmigo fueron Jerry Rubin y Abbie Hoffman, dos de los tipos más famosos de Estados Unidos quienes me llamaban: ‘Oye, ¿qué pasa?’ Y lo que siguió fue que ya estaba dando recitales para liberar de la prisión a John Sinclair, agarrado con dos cigarros de mariguana. Casi me sacaron en hombros del avión.”

Lennon había grabado en 1972 el disco doble Sometime in New York City de canciones políticas compuestas con Yoko Ono, que arrancaban el rock “¿Qué pasa Nueva York?”, más un concierto grabado con Frank Zappa y la banda Elephants Memory. Al preguntársele cómo afectaron su arte estos eventos político-musicales, el exBeatle respondería:

“De alguna forma casi lo arruinó. Se convirtió en periodismo y no en poesía. Y yo me siento básicamente un poeta, no uno formal porque carecí de estudios, por lo que escribo de manera más simple. El rock’n’roll era una música folk y, entonces, como lo comencé a tomar a otro nivel, pensé: ‘Estoy reflejando lo que sucede’. Pero esto no funciona como música pop ni tampoco en cuanto lo que deseo hacer. No tiene sentido.

“Esta es la lección que he aprendido en 34 años, porque tan pronto encontraste un poco de paja piensas que ese es el sentido de la vida, donde te quedarías toda tu existencia. Considero que los artistas somos afortunados porque la paja siempre anda volando en nuestras cabezas, pero la mayoría de la gente encuentra su sombrero de paja y se lo pone, diciendo: ‘¡Eureka, ahora ya sé lo que hago. Así voy a seguir los próximos cien años…!’. Sin embargo, nunca sucede así. Sea un sombrero religioso o político, no hay sombreros que ponerse. Simplemente muévete; lo mejor es cambiar de ropa.”

Lennon fue vigilado en Nueva York por el gobierno de Richard Nixon, a través del FBI. Grababan sus conversaciones telefónicas, y luego de varias actividades musicales de trasfondo político en las que participó, el silencio de Lennon se volvió sospechoso. Para el Pentágono, estaban aún frescas aquellas frases que pronunció el 4 de marzo de 1966:

“El cristianismo pasará, se desvanecerá y retrocederá. No necesito discutir acerca de esto; estoy en lo correcto y quedará demostrado. Ahora mismo, los Beatles somos más populares que Jesús. Creo en Dios, pero no como una cosa ni como un anciano en el cielo. Lo que la gente llama Dios está dentro de nosotros. Lo que Jesús, Mahoma y Buda dijeron es válido; su interpretación es lo que se ha falseado, quedando trastocada la mayor parte del asunto.”

Y en mayo de 1971:

“Nunca dejé de ser político, a pesar de que la religión tendía a eclipsarlo en mi época cuando usaba drogas como el LSD, entre 1965 y 1966, y esta religión era resultado directo de aquella mierda del superestrellato. La religión era un escape para mi represión y pensaba: ‘Bueno, en la vida existe algo más allá, ¿no es así?’. Sólo que siempre andaba en una onda política. He estado satirizando al sistema desde mi infancia.”

En Canadá, Lennon había sido la figura principal del Festival Paz de Toronto, y a su llegada a Montreal, el 28 de mayo de 1969, para tocar con Eric Clapton en el evento, dijo:

“Creo que los estudiantes están siendo manipulados por el sistema establecido, que es una escuela magnífica. Te acecha hasta rodearte y luego te aniquila. Así es como están actuando ahora. ¡Es gente preparada! El stablishment es un monstruo de depravación. No le preocupa si destruye a todos los estudiantes o hay una revolución. No piensa con lógica; está fuera de control: de ahí su supervivencia. Es un asesino despreocupado y le vale si los estudiantes o el poder negro son aniquilados Hasta disfruta con ello.

“Pero la única cosa que no pueden atacar es la mente. Los estudiantes comienzan a creer que pueden cambiar el sistema haciendo uso de la violencia. Creo que la juventud ha asumido la paranoia del sistema establecido, lo que hace algunos años fue ‘Haz el amor y no la guerra’, se ha convertido en maten a los cerdos policías. En conjunto, la situación es paranoica, y yo quiero recordarles otra cosa: acuérdate del amor, que dentro de ti hay amor; como dentro del cerdo lo hay. Dale una oportunidad a la paz.”

Hombre sin rumbo

Su ausencia de los escenarios del rock molestó a los viejos fans de Los Beatles e, incluso, intelectuales, y empresarios norteamericanos de renombre enviaron desplegados a la prensa para invitarlo a grabar con los otros Beatles y participar en conciertos de caridad, ofreciendo altas sumas de dinero.

Lennon siempre rechazó las tentadoras ofertas con laconismo. Yoko le había dado un hijo y el compositor de “Todo lo que necesitas es amor” alegaba que era feliz con su mujer y su bebé Sean, que se la pasaba cocinando pan y no deseaba saber nada de música.

“Voy a ser claro por si no me han entendido. Los Beatles no se volverán a juntar jamás. Si lo llegásemos a hacer seríamos cuatro tipos distintos con personalidades propias y no los Beatles, o lo que sea que la gente tenga en mente. No debemos hacerlo.

“Es como si quisieran que Jesucristo bajara a la Tierra otra vez, sólo porque la gente no estaba aquí la primera vez que vino. ¿Acaso tengo yo la culpa de que no lo hayan visto y ahora, egoístamente, pretendan que Jesús regrese y todo sea maravilloso de vuelta? Eso no va a acontecer nunca.”

Pero a principios de 1979, Lennon ofreció entrevistas y parecía que el gusanito de la fama lo llamaba. Declaró en Nueva York, acerca de su infancia, marcada por el abandono de su padre Fred Lennon (ver el poema de Lennon en recuadro):

“Fueron cinco mujeres quienes constituyeron mi familia, eran fuertes e inteligentes, como cinco hermanas. Una de ellas fue mi madre, Julia, la más joven; no pudo salir adelante en la vida. Tenía un marido que se marchó a navegar. La guerra se le vino encima y no podía luchar conmigo, así que cuando cumplí los cuatro años me entregó a su hermana mayor, Mimí. Estas mujeres me parecen fantásticas; fue mi primera educación femenina.”

Y en el verano de aquel 1979, confesó:

“Tengo una naturaleza violenta. Nunca he estado metido en asuntos violentos. Sin embargo, a veces soy consciente de mi violencia interior. Quizá por eso me gusta Nueva York, como dice mi canción ‘Todo lo que necesitas es amor’, esta es mi última creencia política. Todos necesitamos amor.

“Yo solía ser cruel con mi mujer y físicamente con cualquier mujer. Golpeaba. No me podía expresar y daba golpes, peleaba con los hombres y golpeaba a las mujeres. Por eso ahora siempre hablo de paz. Las personas más violentas somos las que buscamos la paz y el amor. Todo va a lo opuesto. Creo sinceramente en el amor y la paz. Soy un hombre violento que ha aprendido a no serlo, gracias a su propia violencia. Tendrá que pasar mucho tiempo antes de que me atreva a decir en público cómo maltrataba a las mujeres cuando era más joven.”

Pero trascendió que su relación con Yoko parecía ir de picada y Lennon se vio obligado a desmentir los rumores de ruptura. Señaló:

“Yoko y yo decidimos que era un buen momento para dejar las discusiones. ¡La purificación de nuestras mentes! Era muy difícil. Comenzamos a amar las plantas. Uno de nosotros pensaba que nos robaban el aire. Comenzamos a amar los ruidos de la ciudad que anteriormente nos molestaban. Parece que cuando más avanzábamos en la purificación, más rápido avanzaba el proceso de petición y recibimientos. Las plantas crecen, mi hijito Sean se va haciendo cada día más guapo. Los gatos ronronean, la ciudad brilla haga sol, lluvia o nieve. Vivimos en un maravilloso universo y si dos personas como nosotros podemos hacerlo en nuestras vidas, cualquier milagro es posible. Como dice La Biblia: donde hay dos congregados, ahí está la verdad. Dos es plenitud. Una semilla de nueva claridad.

“Comenzamos a pedir y a rezar más, las cosas que en el pasado intentamos obtener con el signo de la ‘V’ de la victoria, las intentamos hoy por medio de la plegaria. La petición es más efectiva que ondear banderas, da resultado, es como magia y lo mágico es simple, es real. Inténtalo alguna vez.”

En 1980, Lennon determinó que era tiempo de grabar y fue a las Bermudas para escribir las canciones de Double Fantasy, su último disco.

“Tienes que dar gracias a Dios o a quien esté en lo alto por el hecho de haber sobrevivido. Todos hemos sobrevivido a Vietnam o a Watergate o a los tremendos cataclismos del mundo. Nosotros Los Beatles éramos el jitazo de los años 60, pero el mundo no es el mismo, vamos hacia un futuro desconocido y, sin embargo, estamos aquí. Todavía somos vírgenes respecto a la vida; esa es la esperanza.”

El 24 de octubre de 1980, a poco menos de dos meses de ser asesinado, declaró molesto:

“¿Por qué se sacan de onda conmigo si no grabo? Saben que si estuviera muerto no se enfadarían conmigo. Si oportunamente me hubiera muerto a mediados de los 70 después de mi álbum Rock’n’Roll o de Walls and Bridges, todos habrían escrito un respetable legajo sobre el gran muchacho que había sido yo y todo aquello.

“Pero no he muerto y lo que precisamente fastidia es que viva, que haga lo que me da mi regalada gana.”

Lennon presentía su adiós:

“Lo que me preocupa es que un día venga un estúpido y sabe Dios lo que pueda pasar. Alguna ocasión, cuando estábamos en Texas durante una gira por Estados Unidos con Los Beatles, el avión recibió varios disparos. Puede ser que se tratase de un novio celoso o algo así, pero en Estados Unidos uno nunca sabe lo que pueda pasar. Siempre andan con sus pistolas como una cuadrilla de vaqueros; piensan que sus armas son la extensión de sus brazos.”

Y profetizó, en su última entrevista:

“Tengo miedo de una muerte violenta… Allá afuera hay un mundo grande, amplio y maravilloso que Yoko y yo vamos a explorar hasta la muerte. Precisamente tengo una esperanza: que moriré antes que ella porque hemos llegado a formar una ecuación y no creo que tuviera el valor para continuar viviendo sin ella.

“No me estoy refiriendo al suicidio. Lo que intento decir es que así nuestras vidas cumplirían su cometido al vivirlas complementariamente. Vamos a vivir o vamos a morir. Si morimos, hay que cumplir con el destino. Si vivimos, debemos cumplir con la vida. Preocuparnos de que si Wall Street está a la baja o si el Apocalipsis se nos va a presentar en forma de una bestia, no va a llevarnos hacia ninguna parte.”

Los diarios personales que Lennon llevó durante aquellos años en Nueva York fueron sustraídos del Dakota luego de su muerte, por el secretario de la pareja John y Yoko, Fred Seaman. En ellos se revelaba la soledad en que vivía el exbeatle y como Seaman los dio a su amigo Robert Rosen para escribir un libro, Yoko entró en acción y pudo recuperarlos.

Rosen escribiría en junio del año 2000 la amarga realidad de Lennon, publicando el libro Nowhere Man: Los días finales. El final de su ensayo intitulado “Capítulo 27”, está dedicado al análisis de los motivos que tuvo Mark Chapman para matar a Lennon a balazos. Refiere que cuando el 24 de agosto de 1981 fue sentenciado, Chapman confesó que lo había hecho “para ser famoso”.

A Chapman le encontraron la novela Catcher in the Rye (“El guardián en el centeno”), de J. D. Salinger, cuando la policía lo detuvo en Nueva York, pero los jueces que lo condenaron a 20 años de prisión no repararon en algo que llamó significativamente la atención de Rosen. Chapman se identificaba con el personaje de la novela e, incluso, había declarado en la corte:

“Me siento como un boxeador ensangrentado en el round número 27.”

Y es que Rosen detectó que Chapman había arrancado el capítulo 27 del libro de Salinger y había escrito en su lugar con la sangre de Lennon unas palabras que se habían considerado en el juicio “meras tonterías”. Dice Rosen:

“El número 27 es importante, pues Lennon era un fanático de la numerología y su número era el nueve. Si del 27 tomamos el dos y el siete, sumamos nueve, el número mágico de Lennon. Chapman sabía lo que hacía.”

Al cumplir 20 años en la cárcel, a Chapman le fue denegada su libertad, pese a que expuso: “John Lennon era un liberal y creo que probablemente él querría verme libre en la calle.”

Capítulo 27 es justamente el título de la película que, tomado del estudio de Rosen, ahora se pretende rodar el próximo mes de enero. A 25 años del asesinato, John Flock de la productora Peace Arch Entertainement a cargo de la cinta, justificó el tema:

“Es un estudio psicológico de Chapman. No diría que mostraremos un retrato amable, sino que trataremos de meternos en lo que tenía y tiene en su mente.”

Los otros productores de Capítulo 27 historia donde Lennon apenas y aparecerá, son el cineasta Robert Salerno y su compañía Artina Films, que realizaron el largometraje 21 gramos..

Permalink :: Comentar | Referencias (1)

Blog alojado en ZoomBlog.com